Antagonistas y escalada

<<Los escaladores descuidamos nuestros músculos antagonistas>>. ¿Antagonistas? ¿Par antagónico? ¿Pero que es eso? ¿Sinergistas y fijadores?

Los antagonistas son aquellos músculos que trabajan en oposición a la fuerza y movimiento de otro músculo. Hacen la fuerza contraría, des-hacen el movimiento y suelen agruparse en pares antagónicos. Un músculo hace un movimiento y el otro lo des-hace. 
Son maneras didácticas de explicar la relación de estos músculos, pero la realidad es que es una relación colaboradora la que les une mucho mas compliacada de explicar. Un músculo agonista siempre necesitará la colaboración de otro antagonista, de unos musculos sinergistas, que acompañan y de otros músculos fijadores, ya que los movimientos son variadísimos en combinacion de planos y ejes casi infinitos. Sin este equipo de músculos no existiria un movimiento coordinado y armonioso.

Ejemplo clásico de par antagonista muy usado en la escalada.

 

Un chico lesionó en un accidente de moto el nervio que va al triceps y a los extensores del codo en general. Perdió el control de esos músculos. Solo estaba dañado el nervio y los músculos no estaban lesionados, pero no les podía enviar las ordenes de acción al músculo. Este chico podía sujetar algo a 90º, pero no podía realizar la flexión del codo de manera coordinada y armoniosa.   De este modo podemos entender que el entreno del antagonista es imprescindible para entrenar el movimiento en general, no solo el agonista, como habitualmente hacemos.

Entonces, para cada movimiento existe un par antagónico o varios implicados si tenemos en cuenta los diferentes planos, angulaciones, ejes, direcciones. Con unos 650 músculos en el cuerpo que se relacionan en el movimiento esto se convierte en un tema para una buena Tesis. 
Con el fitball y gomas podemos simular situaciones parecidas a las reales escalando 
¿Para que nos puede interesar a los escaladores?. 
Podemos analizar todos los movimientos que hacemos, sus combinaciones y sacar conclusiones para un trabajo fino. Cada cuerpo es un mundo, pero será cuando lleguemos al limite de nuestro rendimiento cuando debamos afinar mucho. Antes se pueden obtener grandes mejoras con pequeños cambios y prevenir lesiones para mantenernos acctivos el máximo tiempo posible.
Muchas veces hemos visto el típico ejercicio de pesas para el tríceps, o las clásicas flexiones de lumbares. Seguro que nos fortalecen y nos funciona trabajarlas analíticamente, alejadas de la realidad de nuestro deporte, las podemos hacer en 10 minutos, pero puede ser mas interesante trabajar rutinas integradas en una situación similar a la escalada donde actúan muchísimos músculos en combinación.
Aquí abajo un ejemplo de ejercicio análitico para trabajar los extensores de los dedos. La descompensación del par flexor-extensor de la mano es uno de los principales motivos de la aparición de codo de tenista y/o golfista.

Estirar de la pared hacia abajo, apretar los dedos cerrando la mano,  empujar con las piernas, subir los pies, apretar con los dedos, aguantar las piernas horizontales en un desplome, ponerse en “ranita” en una placa, pisar plano en adherencia, comprimir un bloque de planos, estirarse para llegar a la máxima embergadura…  son los principales movimientos que hacemos para escalar y los que debemos atender para “compensar” el equilibrio de nuestros músculos.

J. Casternado en el Museo (Mallorca). Foto Colección Carlos Vidal.