Cuidados y precauciones para el montañero y escalador

Cuando tenemos 20 años y energía a muerte todo da igual, podemos cargar con toda una serie de trastos innecesarios en la mochila, podemos dar mil pegues a la ruta, dormir en el suelo, emborracharnos el día antes de escalar…. Lo aguantamos todo.

Pero la cosa tiene un límite y poco a poco lo vamos notando, al menos el 90% de lo humanos normales. ¿Quien se libra? Los que se han cuidado mucho o los que están fuera de las medias.

Francisco “Novato” uno de los grandes ahorradores

Uno de los que más se puede aprender en cuanto ahorro de energía es Novato, especialista en sufrir en la vía, no en la aproximación, ni asegurando, ni cargando peso. No por pereza, sino por que ya lleva muchas batallas espartanas y sabe en qué se puede ahorrar y en qué no.

El Peso: No solemos andar mucho, pero cuanto menos peso carguemos y mejor lo repartamos en la mochila, más lo agradecerán espalda y piernas. Por internet podemos encontrar mil recomendaciones sobre la manera ideal de cargar el peso en la mochila. La idea es que el peso lo carguen las piernas desde la cintura, las cintas de los hombros servirán para equilibrar, pero el peso no debe recaer en los hombros.

Podemos cargar lo menos posible, cada vez hay más equipo ultralight (menor peso, más dinero), los hay que esconden material y cuerda en el sector, cerca del proyecto o por el camino. Estamos expuestos a los amigos de lo ajeno, pero si te has de pegar una horilla de pateo…. te la juegas.

Fuente Ilustración http://www.montagneoutdoors.com.ar 

Unos bastones para las aprox más largas nos ahorraran hasta un 20% esfuerzo, escaladores y bastones no están reñidos!!!!! También nos pueden servir como caña para chapar los seguros más alejados.
En este enlace nos ilustran con información ampliada sobre los detalles de la regualción de la mochila.

Calentar bien: Prepararse para la parte principal de la jornada, el objetivo, el proyecto. Llegar en las mejores condiciones y con las mayores opciones de éxito. Un buen calentamiento implica menos riesgo de lesión y mayor rendimiento en la jornada. La clave es dar con la medida e intensidad justa y acertar con las partes que calentamos, pues no sirve de nada calentar mucho los dedos si vamos a escalar una vía horizontal de grandes agarres. Lo de la medida e intensidad es más difícil de controlar ya que en la roca estamos condicionados por los medios que disponemos, generalmente calentamos en las vías fáciles mas cercanas, cada vez más se ven aparatitos complementarios para ayudar al calentamiento, una bolas de espuma, gomas, pinzas de muelles…. Siempre será mejor no sobrecalentar en la primera via y hacerlo progresivo.

Rodilleras para los empotres: Ya no es por ahorrar esfuerzo, ganar adherencia, es que hay algunas chorreras y filos que muerden, protegerse para no agujerear la piel no está de más.

Asegurar sin poner más tensión en el cuello y en la espalda es buena medida para evitar tensiones innecesarias. Nosotros somos fans de los Cojines Columnvert

Aquí nuestra amiga Paola nos cuenta su experiencia 

Fuente: 365 días de una guía

Para los riñones, cuello y cuerda del escalador: Una de las buenas del ahorro es cuando el escalador al que aseguramos se ancla con un exprés al seguro más cercano cuando cae, cuelga o descansa. Liberándonos de aguantar su peso con nuestros riñones, sobrecargando menos la elasticidad de la cuerda y permitiendonos no mirarlo durante los segundos que permanece anclado. Si vas sumando segundo a segundo son muchos minutos a lo largo de la vida de un escalador/asegurador.

La piel del escalador es otra cosa a atender, la roca desgasta bastante, no podemos hacer mucho mas que limar el exceso e hidratarla bien para que no se quiebre, y tener las uñas cortas. Podemos evitar el desgaste innecesario cuando aseguramos. Unos guantes finos de piel, que nos permitan un buen control de la cuerda nos evitará la abrasión de las cuerdas ultrafinas a los 40 grados del verano.

El Descanso del escalador:  Sentarse cómodo entre pegue y pegue puede ser la clave. Con un trocito de esterilla ya apañamos para tener el culo en blando. Y si nos damos una microsiesta aún podremos notar un pequeño subidón de energía.

Si tenéis algún truco para ahorrar esfuerzo y evitar lesiones no dudéis en compartirlo con nosotros.

+x-